Sonoterapia con Cuencos Tibetanos

sonoterapia por Olga Carrera Blogger

Sonoterapia con Cuencos Tibetanos o Musicoterapia, es un concepto que para muchos de nosotros amantes de las terapias naturales resulta familiar, para otros puede resultar, si más no, sorprendente o novedoso. Hoy comentamos sobre esta terapia ancestral que resulta muy relajante.

 

Sonoterapia con Cuencos Tibetanos

Está demostrado científicamente que la musicoterapia puede ayudarnos a modificar nuestro estado de ánimo, a relajarnos…

Los Cuencos Tibetanos nos pueden ayudar estableciendo una vibración saludable en nuestro organismo a través de las ondas de sus sonidos. Así mismo son ideales para nuestros momentos de meditación. También son utilizados por terapeutas para la alineación de los chackras.

 

Recomendaciones

  • Recargar nuestro sistema energético.
  • Aliviar la ansiedad.
  • Disminuir los estados de angustia.
  • Reducir el estrés.
  • Contra el insomnio.
  • En caso de hiperactividad nos ayudan a relajarnos y centrarnos.

 

Origen de los  Cuencos Tibetanos

Son originarios del Tibet, aunque se cree que fueron utilizados por primera vez por la Religión Chamánica Bon. Dicha religión fue practicada en el Tíbet con anterioridad a la Religión Budista.

Te invito a visitar esta página donde conocerás un poco más de su historia.

 

Composición de los Cuencos Tibetanos

Aunque existen en el mercado numerosos Cuencos Tibetanos con diferentes aleaciones, los Cuencos Tibetanos que se utilizan para realizar las terapias están forjados artesanalmente y  están compuestos por una aleación de 7 metales:

  • Plata
  • Oro
  • Mercurio
  • Estaño
  • Plomo
  • Cobre
  • Hierro

*Ten en cuenta su composición si deseas adquirir un cuenco.

 

Mi experiencia

Contaros que ha sido increíble, deciros que el objetivo era la relajación, Comenzó en una camilla estirada boca arriba con los ojos cerrados cubiertos por una pequeña toalla con una aroma a cítricos que me invitaba a respirar profundamente inhalando olores que me invitaban al descanso.

A partir de ahí diferentes sonidos, algunos muy largos, deciros que es como si los persiguiera, o los siguiera hasta que desaparecían mientras otros comenzaban de nuevo.

Para finalizar comentaros que creo que me dormí, la verdad no recuerdo en que momento, pero el objetivo de la sesión fue cumplido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *